Seguro que bullen en tu cabeza infinidad de cuestiones y dudas sobre temas relacionados con la Educación Emocional, tanto en el ámbito educativo y familiar, como en el empresarial y social. Por eso hemos creado el EMOBUZÓN, una sección de preguntas y respuestas frecuentes en constante actualización para que puedas aclarar tus inquietudes y que sirva como una herramienta de retroalimentación para todos l@s lector@s. Te invitamos a que formules tu pregunta a nuestr@s expert@s en Educación Emocional y periódicamente iremos publicando las respuestas en esta sección del blog. ¡Anímate, participa y construyamos una comunidad emocionante!

Últimas preguntas

¿Se gestionan de la misma manera las emociones positivas que las negativas?

Definimos la regulación o gestión emocional como la capacidad para manejar las emociones de la forma más adecuada, no excluyendo dentro de esta definición a ninguna emoción, sea positiva o negativa. Si nos referimos por ejemplo a una emoción denominada negativa, como puede ser la tristeza, es necesario tomar conciencia de que estamos tristes y de qué acontecimiento ha generado esa emoción, con el objetivo de no alargarla en el tiempo y que  pase de ser una emoción a un sentimiento ( la emoción hecha consciente ), convirtiéndose entonces en una situación diferente. Aunque también, si nos referimos a una emoción denominada como positiva, como puede ser la alegría, es igualmente necesario tomar conciencia de que estamos alegres, identificando el acontecimiento que ha generado esa emoción y ser conscientes de que no podemos alargarla en el tiempo.

¿Es lo mismo una emoción que un estado de ánimo?

Una emoción es una respuesta compleja del organismo caracterizada por una excitación o perturbación que predispone a la acción ( Bisquerra, 2000 ). Las emociones se generan como respuesta a un acontecimiento externo o interno y hay que tener en cuenta que un mmismo suceso puede generar emociones diferentes en distintas personas.

Los diferentes fenómenos afectivos se analizan en función de la duración, por ejemplo, una emoción aguda puede durar segundos, minutos, a veces días. Cuando dura más se entra en los sentimientos y los estados de ánimo, que sí pueden durar semanas y meses. Un estado de ánimo no tiene una motivación clara. A diferencia de la emoción o el sentimiento, en un estado de ánimo no tiene que haber necesariamente un acontecimiento que lo provoque. Es por ello que suelen describirse en términos generales : estoy deprimido, estoy irritable, estoy feliz…. En la medida en que un estado de ánimo negativo sea intenso y se extienda más allá de lo razonable, se puede entrar en los trastornos emocionales que deben ser tratados por especialistas.

 

¿Cómo puedo conseguir que desaparezca mi tristeza? Me he visto en una foto y he alucinado

El origen de la emoción de la tristeza es la pérdida de algo o alguien. Todas las personas necesitamos de otras personas y de otras cosas para seguir viviendo. Y cuando de la manera que sea, lo perdemos, nos sentimos tristes.

La tristeza, al igual que el resto de emociones, es necesaria e inevitable.

Inevitable porque a lo largo de la vida vamos a sufrir pérdidas de personas o cosas, y necesaria porque hace que pongamos el foco más en nuestro mundo interno que en el externo y esto nos ayuda a realizar un examen propio, necesario después de una pérdida, así como a recuperar la energía indispensable para enfrentar las siguientes etapas.

Hay que tener en cuenta que los excesos de tristeza puede llevarnos a padecer una depresión, por eso es necesario aprender a gestionarla de forma adecuada para no quedarse anclada en ella. Si fuese este el caso, la educación emocional no es una forma de psicoterapia y sería conveniente consultar a un especialista. Esto lo sabrás por la cantidad de tiempo que te has mantenido en un estado emocional de tristeza.

También es necesario apuntar que dentro de la “familia” de la tristeza podemos incluir : la frustración, la decepción, la pena, el dolor, el pesimismo, la desgana, el disgusto, la soledad, la preocupación, etc……Esto es importante a la hora de “identificar “ aquello que estamos sintiendo.

Así pues, sería importante para ti reconocer e identificar correctamente la emoción que sientes, conocer el origen de esa emoción y valorar si es algo temporal o no, para posteriormente actuar. Hacerte consciente de tu estado emocional y de aquello que lo ha provocado, será el primer paso para iniciar un proceso que te ayude a transformar tu situación de tristeza poco a poco, en una situación de bienestar emocional.

¿Cómo ayudo a afrontar el duelo de mi hija?

El duelo es un proceso natural de respuesta ante la pérdida de una relación. En este momento tan delicado para la persona que lo sufre, el acompañamiento supone sencillamente  ofrecerle nuestra ayuda y nuestro interés , siendo conscientes de que nada de lo que digamos o hagamos va a poder aliviar el dolor que siente la otra persona.

Es importante saber en qué fase del duelo se encuentra : trauma-choque, protección-negación, integración-conexión o crecimiento-transformación, para poder saber  cómo ayudarle en su gestión emocional y manejar la nuestra propia.

La escucha en el proceso de duelo es fundamental: estar a su lado y validar sus emociones, acompañarle en silencio, coger su mano, simplemente estar desde el amor y el respeto.

Mucho ánimo.

Ana Framiñan. Directora de Espacio Emociona. Master en Educación Emocional y Bienestar por la Universidad de Barcelona.

Pregúntanos