Educar el optimismo es posible! Practica con “El tarro de las buenas noticias”

Esta es una actividad para realizar tanto en casa como en la escuela.

El objetivo principal es proporcionar herramientas para potenciar la autoestima y la capacidad de esforzarse en tomar una actitud positiva ante la vida tanto en los niños/as como en los padres/madres.

La duración de la actividad la valora la misma familia, aunque es recomendable usar el tarro como estrategia ¡hasta que las buenas noticias se comuniquen sin necesidad de ser escritas!

Para su realización solo necesitamos un tarro de cristal (¡y creatividad!)
Desde el principio debemos intentar involucrar a todos los miembros de la familia.

Fabricaremos de manera manual un tarro, por ejemplo, utilizando vidrio reciclado y cartulinas para pegar el cartel de “el tarro de las buenas noticias”.

Durante el día, cada miembro de la familia depositará en el tarro un papel describiendo alguna cosa positiva que le haya pasado en su día, alguna cosa que le haya gustado. Seguramente al principio cueste encontrar elementos positivos en la rutina diaria pero, como todo, es cuestión de entrenar. Sin darnos cuenta, estaremos potenciando la atención hacia aquellos hechos positivos que nos suceden durante el día.

Al final del día, o cuando la familia decida, se leen en conjunto las buenas noticias y se comentan, estableciendo así un clima favorable y un sistema de comunicación basado en la actitud positiva y el optimismo.

Fuente: El diario de Agueda.

Comments are closed.