Como gestionar las situaciones “malas”? Descubre “La Llave”

Los objetivos de este recurso son dotar a la persona de una estrategia para afrontar una situación que se percibe como desagradable, autogenerarse alternativas de actuación y trabajar la conciencia emocional.

La persona debe buscar una frase que actúe como autoinstrucción y que le ayude a posicionarse ante la frustración, con la intención de afrontarla adecuadamente y no dejarse llevar por la carga emocional del momento. Por ejemplo: “tranquilo/a, reflexiona” focalizando así su atención hacía al afrontamiento y no hacia su malestar.

Debe ser una frase que se centre en la solución, por ejemplo: “¿Qué puedo hacer?” es una frase que permite ofrecer alternativas. Debe servir para cualquier situación de frustración o tensión y se debe elegir tan sólo una frase para que la persona pueda recurrir a ella de manera automática cuando la carga emocional sea fuerte.

No necesitamos ningún material aunque podemos apuntar la frase en un papel para interiorizarla mejor.

Comments are closed.