Tips para cuidar tu bienestar emocional durante la cuarentena

Empezaré por deciros que la teoría nos las sabemos…
Rutinas, horarios, espacios para cada una de las personas, paciencia, tolerancia, actividades, desconexión, prepararnos…

Pero es posible que no hayáis conseguido a estas alturas del confinamiento organizaros.
También que tengáis descontrol horario con las comidas, el sueño, el porvenir…

Resulta que, durante muchísimo tiempo, debido al estrés, nuestro cerebro reptiliano había reaccionado ante la sobreestimulación, al trabajo excesivo, al ir de un lado a otro haciendo “cosas” que a veces no tenían mucho sentido, así que ahora con este SISTEMA DE ALERTA está sobrecalentado, y es lógico que no sepa que hacer, y mucho menos como organizarse.

Por lo que aquí me gustaría dejaros algunos TIPS que os recuerden nuestra humanidad, y nuestra fortuna de tener sólo que preocuparnos de cómo organizar nuestro día para controlar la vida que nos está tocando vivir.

Ejercicio físico:
El ejercicio físico nos ayudará a evitar el exceso de activación del sistema nervioso y a conseguir un sueño más reparador, pero que no tiene que ser ni mucho menos la preparación para la media maratón de Nueva York.

Movernos por la casa, por las escaleras si las tenemos, girar la cintura, sentarnos en una silla y volver a levantarnos (series de 10 – descanso- series de 10), incluso la televisión pública tiene espacios para hacer ejercicios. MOVERSE de cualquier forma es lo que necesitamos.

El sueño y los hábitos de alimentación:
Sobre todo “CONTROL” Evitar los desarreglos de cantidades y calidad en la alimentación, no sólo porque evitaremos ponernos enfermos físicamente, sino porque pueden aparecer trastornos alimentarios como ingestas compulsivas, que inevitablemente nos provocarán sensación de culpabilidad que puede aumentar nuestra ansiedad.

El sueño en estos días de confinamiento pasa a ser un elemento fundamental, porque nos permite desconectar de la situación en la que estamos viviendo. No podemos olvidar que el sueño es un hábito, que tenemos que adquirir, y conservar, y que cualquier elemento como la desorganización, preocupación y miedo, alteran con gran facilidad. Mantener horarios es imprescindible, eliminar la sobreestimación previa, y hacer algo que nos “aburra” y relaje, puede facilitar que venga pronto. Licencias estos días sí, pero no las “institucionacionalicemos”.

Meditación y Mindfulness:    
Evidentemente no es igual hacer algo a través de una aplicación o de un video de YOUTUBE, pero este por el momento es el único medio del que disponemos, así que aprovechemos las ventajas de las TIC para aprender sencillas técnicas que hará que por ejemplo cojamos el sueño, o no incorporemos más ansiedad a nuestra vida de la que estamos padeciendo en estos momentos.

Sentido del humor y métodos de distracción:
Es algo imprescindible en todo tiempo y en todo lugar, pero ante situaciones extraordinarias, ya podéis imaginar que aún lo es más.

La risa ayuda a liberar endorfinas y serotonina, que son unos neuroquímicos que se asocian al placer y la felicidad. Por eso, tener un buen sentido del humor atrae a los demás y les ayuda a vivir una experiencia positiva, y nuestros acompañantes en el confinamiento lo agradecerán. Los memes, los videos, los gifs, nos están haciendo soltar algunas carcajadas, porque que sería de las personas sin el humor

Y si la ansiedad nos acecha, podemos usar técnicas de detención del pensamiento, es decir alternar tareas. Cambiar el foco para que entren nuevas imágenes.

Modelado (observación):
Los psicólogos y psicólogas desde hace mucho tiempo hablamos de modelado (Bandura) porque el ser humano aprende esencialmente por observación/imitación, así que esta técnica también puede ser fundamental si en este momento hacemos lo posible por encontrar casos de éxito para la superación de miedos y ansiedad, y cuales han sido las técnicas que se han llevado a cabo para el afrontamiento.

RECURRIR A LA AYUDA PROFESIONAL:
Hay muchas iniciativas en este momento para contar con ayuda profesional y gratuita, que puede ayudarte a sobrellevar estos tiempos “revueltos”. Todas las personas, pero especialmente aquellas que están en primera línea, es posible que necesitemos algún tipo de terapia.

Hemos roto tabúes respecto a la terapia, hasta hace no mucho tiempo, ir a terapia se ocultaba, pero actualmente es una gran ayuda para superar problemas desde los más pequeños como es la necesidad de escucha y comprensión, hasta aquellos que son incapacitantes.

Cómo decía el gran Odyn Dupeiron “huevos, leche, y terapia” debería ser lo normal en nuestra vida.

Saldremos de esta con la teoría y la práctica absolutamente aprendidas.

Vamos a ser personas distintas, en nuestra mano está ser mejores.

Mar Ferrero Cuesta
Psicóloga formadora y directiva de la Asociación Empresarias de Galicia.