Pertenencia y significancia: lo que la Disciplina Positiva puede enseñarnos en tiempos de aislamiento

Pertenencia y significancia: lo que la Disciplina Positiva puede enseñarnos en tiempos de aislamiento

¿Cómo hablar con los niños y niñas del coronavirus?

Tenemos el país en estado de alarma. Para nadie es un secreto que estamos viviendo días difíciles, diferentes y un tanto “especiales”. Nos encontramos siendo protagonistas de una situación excepcional. De la noche a la mañana ha llamado a nuestra puerta cambiando gran parte de nuestra logística familiar, al igual que nuestras rutinas personales y profesionales.

Están siendo momentos de sentimientos encontrados, de preocupaciones compartidas e individuales y de cambios, muchos cambios. Nadie nos preparó para lo que estamos viviendo, ni siquiera lo elegimos (como ocurre con casi todas las circunstancias que se escapan de nuestro control en esta vida). Y, además, por si todo esto fuera poco, nos ha llegado un poco de improviso sin margen para planificar, organizar o reestructurar de alguna manera nuestras responsabilidades. Y como seres emocionales que somos, esta circunstancia ha hecho que afloren muchos de nuestros miedos más profundos, numerosos interrogantes, tanto en mayores como en pequeños, y muchísima incertidumbre.

Sin embargo, afortunadamente, estos días también hemos podido ser testigos de cómo esta situación ha provocado que afloren gestos que nos unen a todas las personas y nos hacen conectar con nuestra humanidad compartida. Profesionales poniendo sus servicios de forma altruista a disposición de quienes los necesiten, niños y niñas llenando las ventanas y balcones de sus casas con dibujos y mensajes de ánimo, aplausos colectivos al personal sanitario que cada noche rompe ese silencio ensordecedor que lleva inundando nuestras calles en los últimos días, etc. Y es que ya lo decía Alfred Adler, necesitamos “ver con los ojos de otro, escuchar con los oídos de otro y sentir con el corazón de otro.” para poder conectarnos con una de las energías más poderosas del mundo “el sentimiento social”.

Y es que precisamente en estos momentos de aislamiento es cuando más necesitamos conectar con nuestro sentimiento social, ese que se sustenta en los pilares de la pertenencia y la significancia, dos de los principios fundamentales de la Disciplina Positiva. Por eso en estos momentos resulta fundamental recordar que el hecho de que tengamos que estar físicamente “aislados o separados” no significa que estamos solos, sino todo lo contrario. Ahora más que nunca estos principios de pertenencia y significancia de los que nos hablaba Adler cobran aún más sentido si cabe. Aprovechemos esta oportunidad que nos regala la vida para experimentar y practicar estos recursos de Disciplina Positiva que compartimos a continuación:

1. PARA:
no pierdas energía resistiéndote a la situación, acepta y responde a lo que estamos viviendo desde la consciencia y no desde la reactividad.

2. CONECTA:
contigo mismo/a lo primero. No olvides cuidarte ahora más que nunca y alimentarte de pensamientos útiles y nutritivos para sobrellevar la situación. Preocuparse no aporta, no ayuda, solo empeora las circunstancias.

3. VALIDA:
expresa toda esa maraña de sentimientos que emerge en ti y en los demás sin juicio, escúchalos y muestra empatía porque no somos responsables de lo que sentimos, pero sí de cómo lo gestionamos.

4. ENFÓCATE EN ENCONTRAR SOLUCIONES:
deja de buscar culpables, simplemente ocúpate de aquello que sí esté bajo tu control y de lo que ahora mismo puedas hacer, lo demás se escapa de nuestras manos por mucho que le otorguemos un lugar en nuestra mente.

5. CONTRIBUYE:
Pensemos qué podemos aportar cada uno de nosotros, cuál será nuestro pequeño granito de arena en la medida que nos sea posible para que todo vuelva a la normalidad pronto.

Recuerda, estamos en el mismo barco. Todos y todas deseamos que todo esto pase lo antes posible y, de ser posible, que lo haga con el menor número de daños directos y colaterales. Cuando esto ocurra necesitaremos volver a nuestras rutinas, obligaciones y responsabilidades con las pilas bien cargadas, con mucho ánimo y con la sensación de que este gran esfuerzo que estamos haciendo entre todos y todas como sociedad haya valido la pena ¿te sumas? ☺

Marián Cobelas
www.mariancobelas.com