Ensancha tus horizontes, fuera creencias limitantes

Si ya llevas algún tiempo en el camino del trabajo interior puede que ya te hayas dado cuenta de que es una ocupación para toda la vida. Con mucha frecuencia, nuestras limitaciones nos impiden expresar y experimentar el total de nuestras posibilidades.
 
Comprender que nuestras creencias limitantes sólo están en nuestra mente y no tienen nada que ver con la realidad te permitirá expandir tu conciencia y con ello, ampliar tus horizontes y tus posibilidades. Por tanto, ¿estás dispuesta a ir más allá de lo que crees hoy y experimentar que la realidad es muchísimo mayor? Prueba a despejar y ordenar tu mente, limpiarla de contenidos que ya no sirven para dejar sitio a nuevas posibilidades.

Artículo relacionado: El ruido de fondo que nos incomunica

¿Qué cosas nos limitan?

 

  • Los juicios que emitimos son creencias limitantes. A nadie le gusta que le juzguen, ahora bien, ¿cuán a menudo juzgas tú? Cada vez que te descubras juzgando o haciendo una crítica, por pequeña que sea, recuerda que lo que das lo recibirás de vuelta.
  • Arrastrar un sentimiento de culpa es otra limitación. Si haces daño a alguien, dile que lo lamentas y no lo vuelvas a repetir nunca. Abandonarte a la culpa es un obstáculo que te impedirá experimentar cosas nuevas.
  • El rencor o el resentimiento es otra forma de limitar tu crecimiento. El perdón y la compasión son una mejor opción para que tu camino sea más ligero.
  • Cuando tienes un problema, ¿ves únicamente las restricciones de tu mente? “Ay pobre de mí, ¿Por qué me ocurren siempre cosas malas?” La indefensión ante los problemas supone colocarse un muro de piedra delante de tus narices que impedirá que evoluciones. Ábrete a las posibilidades cuando tengas problemas, esto te ayudará a realizar los cambios que necesitas.

“Una vez que aceptamos nuestros límites, vamos más allá de ellos”
Albert Einstein

BIBLIOGRAFÍA

Fuente: Cómo animar a un grupo