Conciencia Emocional: Identificando nuestras Emociones

¿Sabes cómo te sientes en este momento? El autoconocimiento es un paso primordial para desarrollar nuestra conciencia emocional.

Nuestra interpretación de los sucesos es inconsciente, según nuestros rasgos de personalidad y nuestro entorno generamos sentimientos programados que determinan nuestros pensamientos, creencias y expectativas (Bisquerra, 2020).

“Las emociones se basan en el presente, pero están condicionadas por el pasado y ejercen influencia sobre el futuro” (L. Greenberg)

¿Cómo tomamos el control?

Adquiriendo competencias emocionales: conocimientos, capacidades, habilidades y aptitudes para comprender, expresar y regular nuestras emociones.

La conciencia emocional nos permite, prestando atención consciente, conocernos, saber las emociones y reconocer lo que sentimos (Madrid, 2018).

Para conocernos podemos preguntarnos qué sentimos, qué lo provoca y cómo lo afrontamos. Podemos hacer una tabla DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades), un diario emocional para registrarlo o un calendario emocional para visualizarlo.

¿Cómo identificamos lo que sentimos?

Distinguiendo entre emoción, afecto, sentimiento y estado de ánimo (García Jimenez, 2017):

Emoción: estado mental generado por un evento externo. Elevada intensidad y duración limitada.

Afecto: valoración de la emoción.

Sentimiento: experiencia que uno tiene de la emoción.

Estado de ánimo: baja intensidad y duración indeterminada.

Y poniéndole nombre… ¿Cómo sé qué siento?

Nuestras emociones derivan de las seis primarias: miedo, ira, tristeza, alegría, amor y felicidad. En este sentido, es como preparar diferentes comidas usando los mismos ingredientes.

Bisquerra & Punset (2015) compararon las emociones con la astrología diseñando una imagen para entender el Universo Emocional, poner nombre a 307 emociones y ver su interacción.

universo emociones

Imagen 1.Universo Emocional (Universo de emociones, 2020)

Visualizo mi emoción… ¿cómo me expreso adecuadamente?

Cuando no sabemos una palabra la buscamos en el diccionario. Igualmente, existen diccionarios emocionales, como el desarrollado por Bisquerra & Laymuns (2016) que recoge 500 términos.

Si percibimos con exactitud nuestras emociones y sus características, podremos identificarlas y comprenderlas. Además, estaremos un paso más cerca de aprender a predecir y controlar nuestras respuestas emocionales.